lunes, 31 de octubre de 2016

Cuando un pueblo no sabe defenderse, defiende los Derechos Humanos.

La inflación de la ética, el opio del pueblo que consiste en ensalzar un “deber ser”;  la droga del “tú debes”, kantiana, socialista o neocristiana, que siempre fue platonismo vulgar nos llevó a esta Europa invadida. Cristianismo de la humildad, espíritu sacerdotal, verbigracia separación en dos (ser, deber ser) de este único, turbulento y voluptuoso mundo. Todo esto, tan ético y tan reformador del animal humano, nos lleva al desastre. "No a las fronteras", "hay sitio para todos", etc. 

Dice Nietzsche que cuando un pueblo no sabe defenderse, defiende los Derechos. ¿Derechos?, no los derechos que otrora fueron privilegios, y despúes defensa comunitaria y acción soberana. No, no es eso. Se trata de los derechos de una abstracta Humanidad elevada con incienso a los altares y aupada desde angelicales y aladas cátedras al otro mundo (altermundismo). Altermundismo es el nombre actual de esa izquierda inflacionista e inflada. Las inflan los dólares y las fundaciones mundialistas, claro está.

Han asesinado a la nación histórica y al arraigo comunitario para crear una especie de Ecclesia, de asamblea mundial angelical. Esa asamblea parece habitar en el otro mundo, según los catedráticos de ética, adalides de ONGs y todo bendecido según los imperativos categóricos. Esa conciencia ética es como el enorme hemiciclo de las Naciones Unidas metida en mi cabeza. Un cielo estrellado en mí, un concepto límite de paz perpetua y resoluciones de la ONU, todas ellas imperativas. Nunca se enseñaron tanto los Derechos Humanos para lograr así la violación sistemática de los derechos más naturales y el aplastamiento de los derechos de los pueblos. Los derechos del individuo corpóreo son los más abstractos, los más irrealizables, tan irrealizable como el mandato crístico de ofrecer la otra mejilla. 

Los derechos naturales son los del pueblo, los que defiende (defiende y no clama) la comunidad orgánica, que en su expresión más sólida es comunidad armada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada