sábado, 16 de noviembre de 2013

Civilización de corrada, cultures del patiu


Hai cultures del patiu y cultures de la corrada. Hai pueblos cola casa tradicional esquitada p´haza fuera, y pueblos cola casa tradicional arrebuxada haza dientro. Naciones, como l´asturiana, que son faústiques dende l´entamu y nun entienden de llendes ente la casa y la natura, onde ye too uno hasta l´infinitu. Y pola cuenta hai pueblos con fuerte componente semíticu y mediterrániu onde, pesie a ser resultancia de la Reconquista Astur, nun dexen de pesllar los murios pa dientro, amenorguen ventanos al estilu morunu, zarren patios pa en detrás de los cuartos y afuxen del sol y la xelada. Solamente mirando pa la casa tradicional del Norte, mesmo l´asturiana, d´una banda, y pa les cases rurales del Sur, de la Meseta y del Llevante, de la otra, decátase ún d´esa estructura antropolóxica fondera que ye la Casa campesina y tradicional astur.
 
Confieso que más que la esistencia d´una llingua propia, ye la casa tradicional del mio País la que me sigue ablucando pola harmonía y pervieya conexón con un suelu, un paisax y una raza. Ye la casa astur, na so perestramada tipoloxía, la que fala de los paisanos de nuestro. Nada nun sabe l´habitante de la ciudá que pon pancartes pa nun sabe qué y nun se sabe ónde, nada nun sabe esi “soberaniegu” que pide albuertos llibres y gratis o autodeterminos de catalanes y mapuches, nada nun conoz de si tuvo elli mesmu -al llombu- coterránios amás de contemporánios, y si los sos güelos ñacieron nun mesmu escañu de madera, xeneración tres xeneración, baxo les teyes y los fumos, averáu a una calamillera, un llar y unes piedres que, magar males o mal puestes, son, elles mesmes, les piedres vieyes de so, y non los pisucos de Proteición Oficial. Piedres y escaños del partu que son tou un poemariu a la civilización astur. Civilización que llega ná menos dende les foles cantábriques, que tráin agües del Norte y del Bálticu hasta´l Dueru. Civilización nórdica la nuesa, pero con cañes qu´abracen el Sur, pela fastera extremeño-portuguesa y más p´abaxo tovía. Civilización que s´amiesta ensin solución de continuidá colo galaico pal Occidente (y poro, ye verdá eso de “primos y hermanos”) y que pel Oriente montañés –pesie a Santander capital- aporta muncho asturianamente hasta unes yá llonxanes Encartaciones, astures nos sos edificios y hasta nes pallabres de los vieyos, pero no ansí de los mozos: ai, unos mozos llaceriosamente euskaldunizaos, dientro d´una febre onde´l tiru na ñuca, y non la posesión d´una cultura o llingua superior, marquen el tonu, arrequexen sieglos de cultura ya inventen naciones per aciu de la “llucha armao”.

 

España de les Autonomíes, España de camisa puerco y ensin esperanza, onde ye imposible a fecha de güei federalizar pueblos y facer pedagoxía sobre un posible pluralismu. Yo anantes que soberaníes y autodeterminos predico etnopluralismu y tolerancia ente grandes espacios nacionales y rexonales, usando siempres la Historia y l´Antropoloxía como Madres y Mayestres. Perdón qu´a dellos que me lleéis –una minoría nostante- vos llame comunistes del bable y la gaita pero ¿cómo queréis que vos apellide con diagnósticu más certeru? Nun ye enfotu d´insultar, ye enfotu de diagnosticar con oxetividá y rigor lo que me paez mentalidá desenraigonada d´asfaltu y descarríu étnicu. Dexái de falar d´Asturies si lo que vos importa ye la llucha de clases o la lliberación exprés vía Estrasburgo. Si somos fíos d´una de les cultures nacionales más vieyes d´Europa, una cultura que llegó a civilización y qu´arrincó, en Cuadonga, a lo que güei ye España de les manes d´África y del Oriente de la Media Lluna, una cultura qu´asturianizó (anque los tracamundios dirán que “castiellanizó” a la siempre plural “España”)... ¿qué me van enseñar soberanismos de cadiós, que allalantrones s´arroguen ellos mesmos como modelos a siguir y dellos bobos tomen como oxetos de cultu y adoración? Métanse l´españolismu soberanista euskáricu y catalán en llavatives con lexía per onde quepian. Yo miro pa esa corrada astur onde un paisanu ta a la xera nel antepar, esperando qu´escample, o miro pa un corredor nel que tovía llucen les panoyes doraes, o pa un perru filosofante baxo l´horru, gachu ente nublina y güeyos de sol alternantes. Ellí ta Asturies.

 

Pero, camudemos d´escena: caleyando per Xixón y Uviéu pidiendo albuertos llibres y gratuitos debe ser la meyor manera de repoblar una nación a estinguir polo demográfico, con  más perros que neños, qu´escaez la llingua porque escaez el paisax y la casa, esto ye, la cadarma antropolóxica fundamental d´una civilización. Digo y recalco civilización: porque s´esparnó muncho más alló de les llendes del País orixinariu.

 

Onde veis patiu y casa pa dientro, termina yá Europa mayormente. Onde veis casería abierta al campu, y xente que collabora cola natura ensin afuyir d´ella, tais tovía nuna cultura nórdica. Esa ye l´Asturies auténtica, non la de les ideoloxíes importaes. Canso d´aldericar con dellos que nada nun saben del País que dicen defender: canso, pesie a la mio vocación y profesión docente, la de dir socráticamente amosando les trampes acumulaes por sieglos al rodiu de la Historia Asturiana, la vocación d´enseñar al que nun sabe. Yá cuasi nun hai debate nel asturianismu: hai un click pal “me gusta” o hai un estrueldosu silenciu. O hai un sempiternu talibanismu propiu del que diz, binariamente: “de los mios”, “non de los mios”. Pero, nun mos engañemos, un asturianismu pancarteru y pnafleteru ye ná, ye muerte civil. Nun se debate y nun se discurre: eso ye ná de ná. Eso ye la certificación de muerte d´Asturies como País.

 

Caguntal: que mala dómina, que cégaros tiempos, que baxón y retrasu mental. Los güeyos y los oyíos, el propiu sangre diznos que somos nación, pero naide da un pasu al frente p´articulala otra vuelta con voz propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada